El ¿Sexo Débil?

Tengo la certeza que a todos en general nos toca sacrificar cosas en la vida, pero sin lugar a dudas creo que en cierto punto tenemos que evaluar que sueño seguir y que sueño dejar pasar.  Entonces me puse a enumerar las decisiones más importantes que una mujer toma en su vida y en muchas de ellas odio decir que, el llevar una disciplina de atleta corre el peligro de pasar a segundo plano.

TROPA (LaCamacho) ✗ revolvernuclear 046

Y es que,  tener una gran carrera profesional o ser una empresaria exitosa, una ama de casa espectacular, una gran madre de familia, una amorosa persona que comparte los sueños de su pareja, el equilibrio emocional de tu grupo de amigas, mantener una casa ordenada e impecable… ¡Por Dios! Me aturde sólo pensar que adicional a lo que decidas ser en tu vida, debes cuidar siempre lo que comes y ser disciplinada con tu entrenamiento. Lo increíble es que he visto a muchas mujeres conseguirlo.

¿Podrías tenerlo todo?

Hace unas semanas, un buen amigo me invito a un evento llamado “Epic Queen” en donde algunas mujeres emprendedoras platican sobre sus proyectos con la intención de empoderar a la mujer en áreas de tecnología, de lo cual yo no conozco nada, pero uno de los testimonios me llegó; se trataba de una mujer que dejó un súper buen trabajo por aventurarse a cumplir un sueño. Y lo hizo, así  valiente y sin darle vueltas. Pero de toda la platica hubo una pregunta que me estuvo retorciendo el cerebro varios días…“¿Es cierto que las mujeres no podemos tenerlo todo?”. Pues todas muy motivadas contestaron que no es cierto; pero odio decir que yo me quedé con la duda…

Después decidí despejar esa duda y puse en perspectiva los motivos por los cuales dejaría de entrenar, pensando en que como mujer hay etapas que lo dificultan un poco, pero a todos los motivos les encontré un revés que indica que imposible nunca lo es.

Pretextos para dejar de entrenar

Aquí les planteo una pequeña selección de motivos por los cuales podrías querer dejar a un lado el entrenamiento y algunas maneras de hacerlo posible a pesar de ello.

  1. Carrera profesional demasiado demandante. Supongamos que eres workaholic, tu trabajo o tus estudios tienen horarios complejos que “no te dan tiempo” de entrenar y comer sano. Aquí me detuve a pensar…”¿No te da tiempo?”. Pues bien, haz el tiempo. Levántate más temprano o duerme un poco más tarde. Pensando en que tu trabajo te hace viajar mucho… Siempre lleva unos tenis, así sea que termines corriendo por los pasillos de un hotel, nadando en una alberca pequeña, o usando un gimnasio en el mejor de los casos. Si crees que exagero, dale un vistazo a la historia de atletas como Julie Foucher que es estudiante de medicina, coach y atleta de alto rendimiento.

 

  • Ser madre. Empezando por que el periodo de embarazo evita que en cierta parte de él dejes de entrenar por un tiempo, la recuperación también lleva su dosis tranquila de ejercicio físico, pero calma… Hemos publicado artículos que te dicen cómo entrenar aún que estés embarazada, así que no hay por que dejarlo del todo. Y ser madre claro que es todo un tema en cuanto a demanda de tiempo, pero sé de muchas mujeres que lo han logrado, madres de familia numerosa que siguen un entrenamiento constante. Si quieres un ejemplo que motive, busca la biografía de Valerie Voboril, quién ha sido atleta de Games por varios años, es madre de familia y además maestra… Yo tampoco podía creer cuando me contaron que después de una competencia la fotografiaron revisando exámenes. ¿Ves cómo si se puede?

 

 

  • Ya no estoy en edad. El hecho de que alguien sienta que ya es muy grande para seguir entrenando me preocupa. ¿No se supone que debamos cuidar nuestro cuerpo a cualquier edad?. Si tu problema es que físicamente no tienes la capacidad para hacer lo mismo que hacías a los 20 años, no te preocupes; CrossFit pensó en eso con sus categorías Master. Así que la próxima vez que te sientas muy vieja para seguir activa en tu entrenamiento, busca algún video de Lisa Long, atleta competidora de Games con un honorable segundo lugar a sus 55 años de edad, madre de Rory Zambard también atleta de Games… Lo que nos deja otra lección, a cualquier edad se puede ser un gran ejemplo.

 

Pero antes de  excavar un poco en tus motivos para dejar el entrenamiento a un lado, pregúntate a ti misma: ¿Cuánto lo quieres y qué estarías dispuesta a sacrificar por conseguirlo?

Los prejuicios sobre ser mujer

Muchas veces el problema radica en una duda. La misma duda que me sembró a mí el cuestionamiento sobre “tenerlo todo”, y que en algunas ocasiones nosotras mismas ponemos en nuestra cabeza, creyendo que no somos capaces de lograrlo todo y dejando de lado algo tan importante como la salud y el bienestar de nuestro cuerpo.

Y es que crecimos con el prejuicio de que las mujeres somos el sexo débil y que el estereotipo de fortaleza física es demeritado cuando nos dicen algo como: “golpeas como niña” o “corres como niña” y que tal si te dicen “cargas peso como niña”… Ese mismo planteamiento se vino abajo cuando me pasaron el video que les comparto a continuación…

Pues bien, estoy aquí para decirte que, si quieres ser atleta, puedes ser atleta toda tu vida. El famoso título de “sexo débil” pasó a la historia , las mujeres estamos diseñadas para hacer muchas cosas con nuestra vida, nuestros cuerpos son fuertes y tolerantes al dolor (según me han contado de algunos partos), y nuestra mente es capaz de hacer muchas cosas de manera simultanea. Estamos hechas para ser las heroínas de nuestra propia historia y para cumplir todo lo que está en nuestra cabeza desde el día que comenzamos a soñar.

El género no nos hace débiles, al contrario, por que cuando hacemos las cosas como “niñas”, rompemos los límites que nosotras mismas fabricamos como adultas.

¿Cuál es tu excusa? Porque ninguna se vuelve válida cuando descubres que ser mujer te hace poderosa.

El ¿Sexo Débil?
El ¿Sexo Débil?. Eso ya es cosa del pasado
Written by: Sara Quiroga - RXMagazine.co
Date Published: 07/10/2014
5 / 5 stars